¿La Dieta Mediterránea y el ejercicio pueden reducir el riesgo de demencia?

Investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) están buscando voluntarios para participar en un nuevo estudio sobre si una Dieta Mediterránea, rica en frutas y verduras, nueces, cereales integrales, pescado y aceite de oliva complementada, con el ejercicio físico podría mejorar la función cerebral y reducir el riesgo de demencia. El ensayo, que es el primer estudio de este tipo en Reino Unido, intentará cambiar la dieta y los hábitos de ejercicio de las personas durante un período de 24 semanas. Los investigadores prevén la participación de más de 60 voluntarios de la región de Birmingham, así como de East Anglia y Newcastle. Sarah Aldred, de la Escuela de Ciencias del Deporte, Ejercicio y Rehabilitación e investigadora principal del estudio ha señalado que “si bien existen algunos medicamentos para ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, no hay tratamientos que puedan detener o retardar la progresión de la demencia en el cerebro”. "La investigación nos dice que el estilo de vida, especialmente en la mediana edad, es realmente importante para nuestro riesgo de desarrollar demencia y enfermedad de Alzheimer”, ha asegurado Aldred, al tiempo que ha indicado que durante los últimos diez años los científicos han identificado que una Dieta Mediterránea y hacer ejercicio regularmente mejoran la función cerebral y están asociados con un menor riesgo de demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, si bien se necesitan más estudios en humanos realizados en adultos de Reino Unido. Los voluntarios deben tener entre 55 y 74 años de edad y no tener un diagnóstico de demencia, pero es posible que noten algún deterioro en su memoria. Aldred ha precisado que "estamos buscando personas que estén preparadas para realizar cambios en su dieta y niveles de actividad física. El estudio incluirá pruebas cognitivas, una exploración del cerebro por MRI, que proporcionará una pequeña cantidad de muestras de sangre, llevará un registro de los alimentos, así como un monitor de actividad en la muñeca y asistirá a sesiones grupales”. Se trata de un proyecto de colaboración entre la Universidad de Birmingham, las universidades de Newcastle, East Anglia, Aberdeen y Cambridge y está financiado por Alzheimer's Research UK.