El aceite de oliva goza de muy buen posicionamiento entre los consumidores británicos

El aceite de oliva goza de un muy buen posicionamiento entre los consumidores ingleses y seguirá siendo el aceite líder en la cocina británica tanto para cocinar como para ensaladas, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones. No obstante, el aceite de oliva hace frente a una fuerte competencia en el mercado británico, ya que los aceites vegetales y de semillas son cada vez más importantes, sin olvidarse de la mantequilla o la margarina, bastante arraigados en la cocina inglesa. Durante los últimos años el aceite de oliva ha ido perdiendo cuota de mercado y los aceites de girasol y colza han ido creciendo rápidamente en Reino Unido. Sin embargo, según este estudio, el consumidor británico muestra gran interés por una dieta más sana y equilibrada. Esto, junto con la creciente popularidad de la gastronomía española, el fenómeno de los bares de tapas y las nuevas tendencias alimenticias han hecho que haya pasado de ser un producto desconocido a ocupar cada vez más espacio en los lineales de los establecimientos. España e Italia son los grandes dominadores del mercado de aceites de oliva en Reino Unido. Del resto de países exportadores ninguno llega al 3% de cuota de mercado y sólo pasan del 2% Bélgica (2,70%), Grecia (2,59%), Francia (2,39%) y Alemania (2,26%). Asimismo, la preocupación por el bienestar y la dieta sana y equilibrada continuará siendo un factor de compra decisivo para los consumidores, dispuestos a pagar algo más por un producto que ofrezca efectos positivos para la salud. En este sentido, según ICEX, es vital que las marcas de aceite de oliva incidan en sus propiedades saludables, ya que tienen que hacer frente a la competencia de otros aceites vegetales como el aceite de colza, cada vez más populares entre los consumidores. Para esta labor de promoción, cree que los chefs de prestigio continuarán siendo indispensables, dada la influencia que ejercen. Además, la innovación y el lanzamiento de nuevas referencias (nuevos sabores, nuevas variedades, nuevos formatos o nuevos envases) supondrán un elemento clave en un mercado en el que los consumidores buscan constantemente productos que los sorprendan y que ofrezcan valor añadido.